Esclavismo del siglo XXI – Versión 2.1


Resumen

Con la instauración del socialismo marxista en la Unión Soviética, todas las empresas privadas fueron decapitadas y las empresas públicas por medio del pago igual a todos los obreros y empleados también fueron reducidas a la nada. Lenin en respuesta a eso, aplicó en 1921 lo que se denominó “Nueva Política Económica” y devolvió muchas empresas a sus antiguos propietarios, permitió la propiedad de los campesinos. La medida que vamos a considerar como la  preparación para el esclavismo es la instalación de empresas extranjeras y la supresión brutal de las huelgas y de las luchas de los trabajadores. Esto último fue criticado por los “comunistas de izquierda”, las empresas extranjeras disfrutaron de una mano de obra regimentada por el partido, con salarios miserables y condiciones de trabajo difíciles. Esto ocurre  luego en China después de la Revolución Cultural. Se reaplicó el marxismo con toda su brutal crudeza y hubo según algunos reportes 40 millones muertos de inanición. En reacción a esto, Moo Scha Tang (en inglés Mao Tse Tung), permite la instalación de empresas extranjeras, que comienzan  a disfrutar del control social totalitario implantado por los marxistas leninistas. Se organiza una diabólica explotación, donde los campesinos de las regiones más remotas son llevados como esclavos a las “zonas de desarrollo”, como indocumentados y a trabajar encerrados en condiciones peores que la esclavitud de todos los tiempos, con los salarios más bajos en la  historia mundial, cero salubridad laboral, trabajo infantil y femenino[1] y contaminación ambiental ilimitada[2]. Esto conforma el esclavismo del siglo XXI.

Cuestiones de historia general

El sistema mercantil se caracteriza por periodos de prosperidad donde crece el lujo y por crisis o pánicos comerciales deja sus fábricas y establecimientos comerciales inutilizados. Desde tiempos muy tempranos, los países industrializados además de competir en calidad y precios de sus productos, ponían limitaciones físicas al acceso a los mercados a los competidores. La guerra comercial y la guerra fueron el modo de vida de grandes períodos de la historia de occidente. Estas guerras cuando se interrumpían daban paso a períodos de paz, que ocurren cuando los beligerantes se reconocen fronteras, es decir,  acuerdos  comerciales o fronteras nacionales.

A la larga, la competencia se transformó en competencia en calidad y cantidad de fuerzas militares. Es así como podemos recorrer el siglo XIX y el siglo XX con una tremenda competencia industrial militar que durante períodos se  convertía en confrontación bélica.

Así llegamos a la Primera Guerra Mundial. Alemania en franca expansión industrial busca un reacomodo. Así  se deja arrastrar a unas hostilidades que abarcan todo el mundo desarrollado. También intervienen en este conflicto viejas revanchas y también una ideología de superioridad racial que perturbaba a ese país.

En Rusia, el eslabón más débil de los países beligerantes, y después de 3 años  de la matanza más absurda, el partido bolchevique se hace con el poder y realiza lo que ellos llaman la transformación socialista de la sociedad, la “revolución proletaria”.

Lenin, líder del partido bolchevique, de orientación filosófica marxista, aplica esta doctrina a la organización social. El Manifiesto Comunista y el marxismo, prescriben la nacionalización de todas las empresas y una curiosa forma de remunerar el trabajo que no corresponde con el producto obtenido. La conducción de una sociedad es diferente de un texto filosófico y bien pronto se encontró la producción industrial y agrícola en la nada. No había pan ni otros bienes. Los expertos en la dialéctica habían convencido  a todo el mundo en la URSS que ellos son los buenos y los otros los malos, pero era difícil convencer a la gente que el aire es pan.

Aquí se ve la característica de hombre de estado de  Lenin, cuando se da cuenta del  fracaso de la aplicación del socialismo de los manuales marxistas. Y en 1921, decreta que se deben aplicar las medidas que nunca debieron de  dejar de aplicarse. Uno que se cuidaba de las formas de decir las cosas dijo “no debimos aplicar el socialismo sino el capitalismo de estado”. El deterioro general de Rusia, le hace tomar medidas que conservan en el poder a los partidarios de Lenin, aplicando el sentido común, el criticado sentido común burgués.

Muchos empresarios industriales europeos, por encima del rechazo que experimentan de esta revolución por muy diversos motivos, se rinden ante los apremiantes requerimientos de las alianzas militares y le tienden una mano al aliado en desgracia. En la URSS se instalan industrias occidentales que reactivan a la economía. También recibe alimentos de occidente.

Es importante notar el reconocimiento del fracaso económico del socialismo en Rusia. Este fracaso se ve manifestado en cada una de las medidas que son tomadas en la Nueva Política  Económica por Lenin en 1921. La economía privada y el impuesto en el campo, la libertad de comercio, el arriendo de empresas nacionalizadas a particulares y así una infinidad de medidas detalladas que desmontan el socialismo predicado por  Marx.

Pero, Lenin fue criticado por la izquierda comunista y a su muerte, queda un régimen intermedio donde se aplican medidas razonables como es el “stajanovismo”. Este es el premio a los trabajadores que logren mejorar la productividad y aumenten la producción. Pero por otra parte, siguiendo a las tesis marxistas de la acumulación originaria, dicen que hay que sacrificar a una generación, en una “acumulación originaria socialista” para lograr la “construcción del socialismo”. De esta manera el socialismo, de ser la felicidad de los trabajadores, se convierte en los trabajos forzados y la deportación masiva.

La alianza marxismo-leninismo imperialismo

La alianza es posible, en primer lugar, porque los regimenes marxistas leninistas no producen bienes que compitan con los productos de los países capitalistas. La mala situación económica de los países socialistas provoca estampidas humanas que van a trabajar por bajos salarios en los países capitalistas.

A partir de 1974, con el acceso  de Nixon y los republicanos al poder, en Estados Unidos, los imperialistas norteamericanos plantean la posibilidad de contratar la mano de obra  directamente en los países socialistas, evitando la  inmigración a Estados Unidos y Europa. Empieza la política del ping pong de Henri Kissinger.

Para esos años era completamente clara como la luz del sol la imposibilidad marxista leninista en China para generar desarrollo económico. El presidente Moo Scha Tang culmina por esos años su esfuerzo por revitalizar el socialismo por medio de la recurrencia al hombre nuevo.   Trata de educar a una nueva generación con las ideas socialistas, lo cual resultó en un gran caos en toda China.  Este caos se manifestó en la muerte por inanición, que algunos analistas llegan  a situar en 40 millones de personas.

El presidente Mao, llamado “el gran timonel” es aislado y su círculo de íntimos es procesado y condenado como “La Banda de los 4”. Este fracaso de la aplicación del socialismo le da más confianza a los círculos imperialistas. El marxismo leninismo, aunque muestra deseos antiimperialistas y realiza acciones contra los imperialistas, cuando toman el poder en alguna nación, trabajan de hecho por la destrucción de la capacidad productiva de su propia nación, lo cual favorece al imperialismo.

Para los años 90, las cartas estaban sobre la mesa, los camaradas chinos después de idas y venidas, llegan a acuerdos con el capital norteamericano. Los chinos permiten empresas de capital extranjero mayoritario, condiciones de repatriación de los beneficios para las empresas norteamericanas,  libertad de comercio y de gestión para las empresas norteamericanas, un esquema macroeconómico en que aumentan las reservas internacionales chinas y aumenta la deuda externa china siempre la deuda un porcentaje mayor que las reservas. Expertos del  Fondo Monetario Internacional, estiman que para el 2015 o el 2020, las Inversiones Extranjeras Directas (FDI) en China, mayoritariamente de Estados Unidos,  producirán más que las industrias de Estados Unidos.

Al igual que China, Viet Nam se acoge a un esquema semejante y también Cuba lo hace.

Los especialistas reportan que las empresas norteamericanas en China realizan menos del 25% de todo el proceso de manufactura y se pueden calificar muchas de ellas como maquilas[3]. El proceso realizado en China es el de menor tecnología y en muchos casos se realiza con tecnología existente en China, por lo que se habla de una transferencia tecnológica negativa, Mucha de la inversión corresponde a maquinarias “mature” y standard de  Taiwan y Hong Kong aue son contabilizadas cono inversiones en China.[4]

Los salarios que pagan las inversiones directas extranjeras,  son muy reducidos, aunque siguen siendo atractivos para los campesinos trabajadores  chinos. Un trabajador chino gana en las empresas directamente norteamericanas y europeas la décima parte de lo que gana un trabajador norteamericano, sin embargo existen subcontratistas que pagan aún menos.

En un principio el boom producido por la masiva presencia de los productos chinos en todos los mercados, ha traído una cierta bonanza para China. Estos productos están desplazando a productos europeos,  también a productos de países latinoamericanos y otros hechos en base a mano de obra de los inmigrantes de Estados Unidos y Europa. Esto apunta hacia la baja del salario en esas otras regiones, y a un aumento de la competencia que tienen que vencer los productos chinos. A mediano plazo, la presión de la competencia, al actuar sobre los trabajadores chinos que no tienen organizaciones económicas o políticas independientes, provoca una continua baja en los salarios en China. Lo que a su vez será una presión para los trabajadores de todo el globo, que verán sus salarios disminuir

En el ramo textil, los productos norteamericanos “made in china”, tienen en Latinoamérica como principales competidores a la industria textil colombiana, brasileña, peruana. La industria textil venezolana fue destruida en parte por la crisis económica de los años 1990, y, en parte por la acción directa y voluntaria del presidente Chávez, que entre otras cosas, eliminó la institución que daba créditos a las empresas  nacionales llamada Corpoindustria.

Las características de la esclavitud

Mientras los trabajadores chinos no logren sacudirse al partido comunista, permanecerán en una cada vez más precaria situación económica que los obligará a trabajar jornadas mas largas e intensas constituyendo un cuadro de esclavitud.

En lo que se llama socialismo de Siglo XXI, se aplican conscientemente las medidas de socialismo rural que está comprobado que fracasaron en todos los países donde se aplicaron. Se construyen cooperativas y “formas de propiedad colectiva” que no producen ni para sostenerse. La “propiedad colectiva” y el hombre nuevo son arrasados con gran facilidad por la viveza criolla y de hecho termina siendo puesta al servicio de los propietarios privados nacionales y extranjeros. Una de las causas del fracaso de las cooperativas agrícolas en Cuba, señalada por teóricos comunistas cubanos, es el hurto y venta de las herramientas y equipo de las cooperativas en el mercado negro.

En Venezuela la prensa que aún subsiste, diariamente nos trae la lista de corrupciones en todo el movimiento de la “economía socialista”: Centrales azucareros fantasmas, cooperativas y empresas de maletín, el inmenso gasto de propaganda del gobierno, cooperativas fundadas sobre la base de compromisos de compras gubernamentales, que al final no se realizan. Estas actitudes llevan inexorablemente a una caída de la producción industrial y de la producción agrícola.

La Revolución chavista es un producto senil del socialismo real. Mientras la revolución cubana tuvo que pasar por muchos años de hambre y de fracaso para luego transarse con el imperialismo, instalando hoteles, convirtiendo la extracción de Níquel en una empresa mixta con participación mayoritaria de capital norteamericano (escrito en caracteres chinos), entregando la organización de las aduanas a empresas norteamericanas (con registro en China socialista). Es decir que estas medidas las implanta el gobierno chavista desde la misma constitución. La constitución  de Chávez especifica el trato igual a las empresas venezolanas y las empresas norteamericanas y así otra serie de leyes que copian las fases seniles de la revolución cubana y de la revolución china.

La lucha contra “el cerco imperialista” y el “bloqueo norteamericano” le ha servido a los regímenes comunistas para suprimir la libertad de tránsito. En varios países como es el caso de Cuba, una persona no puede transitar libremente entre entidades territoriales diferentes. Hay unos comités de barrio que dan el permiso de mudanza. Hay bastante literatura sobre esto, la cual es negada en Cuba y quien hable de esto es perseguido. Un pasaporte cuesta 80 dólares mientras que el sueldo de un profesional es de 15 dólares. Un pasaje en avión cuesta cientos de dólares y a pesar de eso, el gobierno tiene que restringir la salida de personas. Pero el hecho es que no hay libertad de transito. Esto representa un primer rasgo de la esclavitud. Es decir, el trabajador no puede mudarse, y esto no le permite cambiar de empleo, lo cual es reforzado por ser todos los empleos suministrados por el gobierno. Aún los hoteles y otras empresas norteamericanas y europeas, le pagan al gobierno y a su vez el gobierno les paga a los empleados. Es decir, que un empleado puede ser botado por la empresa, pero también puede dejar de cobrar si le cae mal al jefe del partido. Con el empleador único se realiza el  segundo rasgo de la esclavitud.

Es decir, que el empleado tiene que trabajar al ritmo intensivo, científicamente calculado, de la empresa norteamericana y luego asistir a las reuniones del partido y a los numerosos mítines realizados según las puntadas que le dan al jefe máximo. Cualquier desliz lo puede llevar a un estado de total indigencia puesto que el único empleador es el gobierno.

El único recurso de los esclavos es la huida, la cual es continuamente reportada por las noticias. Otros hechos simplemente no son reportados en la prensa ni en la TV, la cual únicamente reporta lo que es permisado por el partido. Además la censura es interiorizada, los periodistas ya saben lo que deben escribir y lo que no. Los que escribieron lo que no es permitido, hace tiempo que pedieron su empleo.  Cuando se han instaurado las peores condiciones de trabajo, adicionalmente se han suprimido las informaciones sobre las condiciones de explotación.  La primera medida de toda rebelión y de toda insurgencia popular contra la opresión tiene que ser imponer la más amplia libertad de expresión. La ausencia de libertad de expresión refuerza la condición de esclavitud implantada por el régimen Marxista Leninista y representa el tercer rasgo de la esclavitud.

Teóricamente, el marxismo se basa en la  tesis denominada “ley del valor”, tal como fue formulada por David Ricardo, potentado Inglés, que llegó a acumular 750.000 libras esterlinas en la bolsa de valores y fue nombrado miembro del parlamento británico, donde luchó en contra de las mejoras en la condición de los obreros. Este rico, dijo que el obrero recibe y debe recibir solo lo que es suficiente para mantenerse. Esto significa que el obrero no recibe un salario proporcional al producto de su trabajo, sino lo que necesita para vivir, según los jefes del partido único. Esta definición de Ricardo es aplicable a los esclavos que se conforman con la habitación, comida y ropa. Para los esclavos, lo que reciben no depende de lo que hacen sino de lo que el esclavista determine que necesita para su manutención. Esta tesis de  Ricardo, que es punto central del marxismo, representa el cuarto rasgo de la esclavitud.

El control de todos los poderes por la clase política en las sociedades marxistas leninistas, completa la imposibilidad de un esclavo para reclamar el producto de su trabajo. El trabajador chino cuando quiere reclamar se enfrenta a todo el poder del estado. Los tribunales, las instituciones reguladoras del trabajo, las instituciones de salud, las instituciones del medio ambiente, todas están al servicio de la clase política y de las empresas estatales y también de sus socios de las empresas mixtas con capitalistas extranjeros. Este es el quinto rasgo de la esclavitud. En Venezuela avanza la esclavitud con la reforma constitucional que aumenta el monopolio del poder de la clase política y se desconocen los convenios laborales

El fracaso de los comunistas en desarrollar la producción en sus países y la ausencia de una alternativa revolucionaria, y en segundo término la necesidad del bloque imperialista norteamericano de acumular capital, llevan a la conformación de un sistema de esclavitud en los países denominados socialistas. Esta esclavitud se ha desarrollado como experimento en China entre 1980 y 1990, como plan piloto en los años 1990 a 2000 y como desarrollo expandido en el siglo 21.

La esclavitud comunista-imperialista ya está suficientemente probada y el experimento en Venezuela conducido por el Sr. Hugo Chávez, se está realizando dentro de los cánones probados por los estrategas de Wall Street.

Lo que hizo Lenin en Rusia y Mao en China, poner formas asociativas de producción, simplemente sobre la base de los buenos deseos, ya se sabe que tiene como resultado la destrucción de la industria nacional. Los empresarios son perseguidos y las empresas ahogadas. Está comprobado por los experimentos realizados, esta comprobado por todos los experimentos realizados de socialismo campesino, que esto fracasa y destruye la producción agrícola e industrial..

La manipulación de los trabajadores agrícolas a embarcarse en experimentos destinados al fracaso es la primera fase de  la implantación del esclavismo del siglo XXI. El socialismo rural hasta ahora no ha funcionado en ninguna parte, sino para causar hambrunas y desmoralizar al pueblo trabajador, que de esta manera queda preparado para someterse a la explotación.

El imperialismo apoya y fortalece al chavismo, que bajo el yaraví del bolivarianismo y en nombre de la espada de Bolívar, está promoviendo en toda Latinoamérica la implantación de regimenes políticos que destruyan la industria de sus propios países e instalen maquilas de las empresas norteamericanas. El chavismo está instalando empresas norteamericanas en Venezuela y dice que son socialistas porque provienen de China todo para conformar un régimen de esclavismo del siglo XXI.


[1] Camacho Adarve, Carmen María, “La esclavitud infantil”, “REVISTA D´ESTUDIS DE LA VIOLENCIA”, p 3

[2] Lu Gaung, “Amazing Pictures, Pollution in China”, página web, October 21st, 2009.

[3] Yasheng Huang, “THE ROLE OF FOREIGN-INVESTED ENTERPRISES IN THE CHINESE ECONOMY: AN INSTITUTIONAL FOUNDATION APPROACH, p18.1999, the China Reform Forum (CRF) in Beijing, RAND in Santa Monica..

“there is simply no evidence that FDI has brought much “hardware” knowhow to China.”…  The industries in China with the largest share of FDI are often those with a low capital content and low “knowledge worker ratios” (i.e., engineers to blue collar worker ratios)…

[4] igual al anterior, “In the 1990s, FDI originating from Hong Kong and Taiwan accounted for between 50 to 70 percent of Chinese total FDI inflows, and much of this kind of FDI contains a low content of hardware know-how. Many Hong Kong and Taiwanese simply capitalized their standard and mature equipment and machinery as equity stakes in FIEs in China.”

Anuncios

Deja un comentario tu criterio es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s