Coincidencias entre Chávez de Venezuela y Podemos de España


v2.0

Resumen. Los seguidores de Chávez y Pablo Iglesias comparten el marxismo y esto es lo único que explica su comportamiento semejante. Los marxistas abaten la producción de un país considerando que los empresarios son unos parásitos y desconectando la remuneración de los obreros del producto de su trabajo. Separan obreros y empresarios del producto de su trabajo y niegan que los empresarios sean también seres humanos, que pueden arrastrados por la soberbia. El empresario es criminalizado por la lucha de clases de Marx, la cual es una falsa representación de la realidad.

La característica fundamental de coincidencia del régimen de Hugo Chávez, ahora continuado por Maduro y la actual vedette de la política Española Podemos, es su enfoque o análisis marxista de la sociedad y la intención de aplicarlo radicalmente.
Y es de esta coincidencia que debemos extraer el comportamiento semejante de ambos en funciones de gobierno, como sería Podemos en caso de ganar elecciones en España. Se deben descartar cuestiones accesorias como el origen militar de Chávez o universitario de Podemos, que ambos orígenes han provocado muy variados comportamientos de gobernantes.

Los peores comportamientos del chavismo, que exasperan al mundo, se refieren a su criminalización del empresario producto de su seguimiento de la ciencia del siglo XIX de acuerdo al marxismo.

Según el núcleo duro del marxismo expresado en “El Capital”, el empresario es un parásito que no produce valor y se apropia del trabajo del obrero. Como lo hizo Chávez y como lo hará Pablo Iglesias si llega al poder en España, se ha dedicado a acosar e intimidar a los empresarios, cobrarles impuestos de la mas variada forma, ponerle obstáculos en los tramites gubernamentales y cuando están en condición difícil, les oferta la compra la empresa. Los obstáculos incluyen el acceso a las divisas que están controladas por el gobierno bajo una legislación que penaliza hasta hablar del precio de la moneda extranjera. El marxismo niega el libre albedrio del hombre, que es una realidad y es aceptado por la religión criistiana

Además de esto el marxismo bipolar divide la sociedad en clases irreconciliables una de cuyas clases es el empresariado llamado “la burguesía” que es enemigo del obrero y que es enemigo del gobierno de Chávez (y Podemos en este caso). Esto genera acciones militares contra los empresarios al nivel de “inquietar al enemigo”, “acosar al enemigo”, escaramuzas y acciones destructivas contra el empresario. En los primeros tiempos de Chávez esto en muchos casos era retórica, que hizo actuar a los empresarios en contra de su gobierno, lo que desato la guerra total de Chávez contra los empresarios, con expropiaciones que también fueron sobre los hacendados, el resultado de esta guerra está reflejado en la escasez y las colas o filas de personas en espera de poder comprar lo que haya. Esta tesis califica a las personas que les ha tocado jugar el papel de empresarios mas allá de sus acciones buenas o malas. Tampoco reconoce la virtud del empresario que dedica toda su vida al servicio de los demás, sino que se deja llevar por ideas de teóricos de la codicia como Adam Smith y David Ricardo,

Las tesis de Marx son falsas y reaccionarias

Originalmente las tesis de Marx contra el empresario no son originales. Adam Smith dice en la riqueza de las naciones

“El pago del capataz o encargado no esta relacionado con el capital que les es dado bajo su responsabilidad”. [A]

Mas adelante dice Smith que [B]

“En todas las grandes fábricas el trabajo de inspección suele encomendarse a cierta persona que haga de capataz ó encargado; los salarios que á esta persona se den son los que verdaderamente expresan el valor del trabajo que llaman de inspección, y aunque cuando se señalan estos salarios se atiende regularmente no solo á su trabajo y pericia, sino á la confianza que en él se deposita, nunca están en proporción regular con el capital cuyo manejo se les ha confiado”

En esta cita Smith dice que lo que se le paga al encargado no va en proporción al capital encomendado. Esto es parte del regateo entre el dueño del capital y el empresario.
Aquí lo que vemos es el capitalista, que no quiere pagarle al que esta organizando y manteniendo la producción y revela el profundo sentido reaccionario de esta tesis. Y es de destacar la diferencia entre el empresario y el capitalista. El dueño del capital no quiere pagarele ni al administrador ni al obrero según el producto de la empresa.

Con respecto a las innovaciones, Smith las atribuye todas a la división del trabajo y la especialización en trabajos cada vez más sencillos y de esa manera oculta la participación voluntaria tanto de los obreros como de los empresarios en la productividad, quedando el capital como el único origen de la producción y su mejora.
También David Ricardo, el prestamista de la compañía colonial East Indies y del gobierno británico reproduce más o menos estas mismas ideas, tal como lo vemos en su biografía.

Los capitalistas Smith y Ricardo defienden su capital frente al empresario, dicen que este se debe remunerar sin relación al producto de su trabajo, y esta es la base que después expresa Marx adornándola con una serie de diatribas.

DECLARACIÓN DE LA INUTILIDAD DEL EMPRESARIO

La primera característica que promueve la caída en la producción es el desconocimiento de la acción del empresario como factor en la producción de la empresa
Karl Marx simplemente sigue lo especificado por los teóricos capitalistas Smith y Ricardo. Lo que para Smith significa que el encargado de manejar su capital no debe cobrar según el capital sino según el trabajo que realice, Marx lo convierte en una ley científica. Asume que solo el trabajo de los obreros produce valor y lo hace como una ley de las muchas que dicta. Dice así[C]:

“I Magnitud de la jornada de trabajo e intensidad de éste, constantes (dadas); fuerza productiva de trabajo, variable Sentado esto, el valor de la fuerza de trabajo y la plusvalía se determinan por el juego de tres leyes.
Primera: Una jornada de trabajo de magnitud dada se traduce siempre en el mismo producto de valor, por mucho que varíe la productividad del trabajo y con ella la masa de productos y, por tanto, el precio de cada mercancía. El producto de valor de una jornada de trabajo de 12 horas son 6 chelines, por ejemplo, aunque la masa de los valores de uso producidos cambie con la fuerza productiva de trabajo; aunque, por tanto, aquel valor de 6 chelines se reparta entre una cantidad mayor o menor de mercancías.”

Aquí entre otras cosa nos dice que solo las horas de trabajo del obrero determinan el “valor” producido independiente de las medidas que tome el empresario para mejorar la productividad. Lo que sea que haya el hecho el empresario para aumentar la productividad no tiene valor, es decir, Marx lo niega y consecuentemente no crea valor.
Es así como no sorprende que cuando gobiernan una nación y estatizan las empresas, estas se hundan en la improductividad y el abandono.

EL SALARIO DEL OBRERO NO GUARDA RELACION CON EL PRODUCTO DEL CENTRO DE PRODUCCION O FABRICA

La segunda característica que provoca la caída de la producción es la no remuneración del obrero de acuerdo al producto de su trabajo, sino en base a lo que determina algún ente externo que necesita el obrero para subsistir.

El salario según Ricardo (y aceptado por Marx) no depende del producto creado en el centro de producción sino de lo que necesitan los obreros para sobrevivir. Dice Ricardo[D]:

“El valor de una mercancía, o la cantidad de alguna otra mercancía por la cual esta se cambiaría, depende de la cantidad relativa de trabajo la cual es necesaria para su producción, y no de la mayor o menor compensación que es pagada por tal trabajo.”

Es decir que el valor de la mercancía no depende de lo que se paga al trabajador. Esto desconecta al hombre del producto de su trabajo y lo que hace es poner por escrito la práctica colonialista y esclavista como una regla económica. De acuerdo a la biografía de Ricardo, el era el prestamista de la compañía colonial East India y fue quien prestó al gobierno británico para el rearme antes de la batalla de Waterloo, y se entiende su exposición negando al obrero recibir parte del producto de su trabajo.

Esta negativa en su forma más elemental es vacía, puesto que los artesanos obtienen el producto de su trabajo como producto. Los reportes y análisis de Charles Babbage[E] reflejan que esto no es verdad, sus análisis del proceso de producción en distintas ramas revela una estructura compleja de salarios dependiendo de los producido, en algunos casos le pagaban a los obreros con parte del producto y no en dinero.

Esta tesis es copiada por Marx y la convierte en ley científica según él.

Es muy ilustrativo de cómo los marxistas absorben el pensamiento de Marx, cuando Lenin en Rusia establece los sábados comunistas, sin lograr que mejorara la producción, al igual que Fidel Castro en Cuba que enviaba a los profesionales y técnicos a cortar caña, sin que aumentara la producción al contrario cayó indefectiblemente.

Esta idea de los marxistas tiene la característica, que impide la dedicación consciente al trabajo productor de los obreros, causando que sean privadas de la contribución de los trabajadores al producto de la empresa. Llevada a su extremo, el pago igual de los obreros de una misma fábrica termina por desestimular a los que pueden dar más e igualarse con los que producen menos en una espiral que termina en la caída de la producción.

Durante la revolución rusa, en la primera gran hambruna y escasez, Lenin contrario a las ideas de Marx, creó los obreros de choque, que recibían comida y vestido de primera y que lograron mantener un mínimo de producción en esos primeros años. Esto antes de que fuera decretada la Nueva Política Económica que devolvió las empresas a sus antiguos dueños y las tierras a sus antiguos propietarios y el pueblo tuvo un alivio, empezó a comer y vestirse.

Después de la muerte de Lenin, se vuelve a aplicar el marxismo con fuerza renovada, pero Stalin logra mantener el interés de los obreros más capaces en la producción decretando el Stajanovismo, que consistía en interesar a muchos obreros en la producción mediante premios en honores y en dinero, según el ejemplo dado por un obrero de apellido Stajanov, que rompió records de producción por su acción individual. Y al menos fueron remunerados una parte de los actores del proceso productivo: los obreros, a diferencia de lo que decía Ricardo de que solo se les da a los obreros lo que necesitan.

Criminalización del empresario por Marx

Según el Manifiesto comunista, la sociedad está dividida en clases irreconciliables, una de cuyas clases serían los empresarios que el denomina burguesía. Esto según la aseveración del Manifiesto Comunista de que “la historia de todas las sociedades es la
lucha de clases”. Nunca han podido explicar que Roma no se terminó por lucha de clases sino por la invasión por otros pueblos llamados bárbaros.
Si vemos la supuesta clase burguesa que según Marx estaba en su apogeo en los siglos XVIII y XIX, vemos que quien gobernó y dirigió la política y la economía fue la oligarquía capitalista inglesa. Originada en la nobleza feudal y el poder marítimo de esa nación. Esta clase capitalista obtenía su plusvalía del comercio de esclavos de África, de las plantaciones con esclavos de Estados Unidos y Brasil, de la explotación atroz de tejedores en La India, China y resto de Asia, del comercio del opio y de las finanzas internacionales relacionadas a lo dicho anteriormente. A la muerte el primer ministro Inglés Castlereagh, se descubrió que tenía entre sus papeles un registro de las deudas que tenían cada uno de los países latinoamericanos desde 1830 en adelante. Ellos no necesitaban de cuotas de ganancia. Por ejemplo Venezuela para pagar en 1840 la deuda externa que asumió en la guerra de independencia, depositaba regularmente el monto a pagar en una casa de bolsa de Londres, y en esos años se declaró en quiebra la casa de bolsa y el país tuvo que repagar esa deuda.[F]

Es así que la clase capitalista que detentó el poder, era una mezcla entre la nobleza traficante de esclavos y las finanzas, y se expresaba a través de Adam Smith y David Ricardo. En esos días el PIB de la India era mayor que el de Inglaterra.
Ésta clase capitalista era en un principio esclavista y anglo-céntrica, y para su servicio creó estamentos racistas en lo que hoy es Estados Unidos, Brasil y en Hispanoamérica. Ellos tuvieron durante muchos años el derecho exclusivo de comerciar con esclavos para toda América. Y luego de la derrota de Francia en América, en la India y por último la derrota de Napoleón, la clase capitalista inglesa logra un papel preponderante en Europa y su anglo-centrismo fue extendido a sus aliados como euro-centrismo, del cual se ufanaba Carlos Marx.

Aquí vemos que la ideología que nombra Marx no nace una ideología por cada clase en cada país, sino que es la ideología del dominador inglés que luego se comparte con otros países europeos para que estos reciban una fracción de los beneficios que recibía Inglaterra y a cambio realicen el trabajo sucio de dominación, es decir son países mayordomos. La ideología dominante se expresa como ideología de la superioridad nacional, la superioridad racial o cultural.

Luego Marx desconociendo la ideología dominante le endilga la ideología a los empresarios, que en todo momento fueron tributarios de la clase capitalista y repetidores de su ideología dominante. Con esto distorsiona la historia y criminaliza a los empresarios que según Marx son portadores de la ideología dominante.

Esto último es originado por la incapacidad de Marx para ver la realidad del capitalismo como un sistema en todo momento mundial, desde su nacimiento en las ciudades italianas.
————————————————————————————–
[A] A Smith, “La Riqueza de las Naciones”. Valladolid 1794, p 88,89
[B] Idem
[C] K Marx, “El Capital Tomo I”, capitulo xv, cambio de magnitudes del precio de la fuerza de trabajo y de la plusvalía, Edición digital
[D] David Ricardo, On the Principles of Political Economy and Taxation , 1817, Publicado en la web Gutenberg project
[E] Charles Babbage, The Economy of Machinery and Manufactures, 1832, Publicado en la web por Gutenberg project.
[F] Francisco Gonzalez Guinand, Historia Contemporánea de Venezuela, Edición digital, LibroCD

Anuncios

Deja un comentario tu criterio es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s