Recensión al artículo ¿Es marxista el socialismo del siglo XXI? De José Gabriel Barrenechea


El Presidente  Maduro continúa la imposición absurda de las tesis de Marx a la realidad venezolana, y después de las múltiples experiencias de sufrimiento en el mundo merece compárarlo con un cerdo, como el articulista lo hace, cosa que muy artísticamente hizo El Sexto.
Marx logra en el Manifiesto Comunista hablar encomiásticamente del capitalismo, pero con un defecto, los logros de la libre empresa en Inglaterra, no tienen nada que ver con el capitalismo. El capitalismo como bien lo indicó Braudel tiene su origen en las operaciones extra mercado, el comercio monopolizado en la India lo realizan los capitalistas en esa combinación perversa entre grupos dominantes del Estado con comerciantes internacionales. Por ejemplo a finales del siglo 18, los capitalistas que hasta ese momento compraban mercaderías en la India y China, no abrieron mercados como dice Marx, sino obligaron a los artesanos hindúes a trabajar como asalariados en una represión salvaje e inhumana. En el siglo siguiente la India era importadora de textiles de Inglaterra. Entonces se ve que el discurso de Marx era para servir de distracción ante las actividades de los capitalistas.
La visiones marxistas están distorsionadas por la conceptualización de Marx. Según Marx, los obreros reciben como salario lo necesario para vivir sin importar lo producido en la empresa o centro de trabajo. Esto derivado de la definición del prestamista de la compañía East Indias Co., David Ricardo. Esto no tiene nada que ver con el obrero inglés que gana un salario de acuerdo a lo que produce y tiene un alto nivel de vida, lo que también observa Engels (*) en una parte de los trabajadores en Inglaterra, los ingleses. Este trabajador es el que bien pagado, contribuye altamente a la producción del centro de trabajo. Cuando los marxistas toman la producción eliminan este tipo de obrero y solo dejan al que cobra poco. La masa amorfa de que habla Marx estaba formada en Inglaterra por los irlandeses. Y en este caso su nivel de explotación, así como su calidad de lumpen está basada en la derrota nacional de Irlanda frente a Inglaterra.
Marx no entiende la posición superior del obrero industrial moderno. Este recibe más paga porque produce más. Ford cuando abrió su cadena de producción, pagó 10 dólares a la semana a los obreros que trabajaban en ese infierno de calor y riesgo de accidente. Es decir trabajaban más por mayor salario. Marx por repetir lo que dijo el esclavista y colonialista Ricardo no entiende o rechaza esto. En su época los análisis del emérito ingeniero Charles Babbage dicen otra cosa. Los elementos para construir esa sofisticada estructura industrial, estaban en el ambiente, por ejemplo, Engels (*) señala que el inventor de la máquina de hilado era un barbero y el inventor del telar de vapor fue un abogado, es decir que es toda la sociedad que en busca de la mejora de la producción y con esa ilusión crea el desarrollo.
El caso venezolano por su origen es distinto, si buscamos un paralelo lo encontramos con Napoleón tercero, quien estuvo al servicio del capital financiero al igual que Chávez.

Chávez declaró en el “Alo Presidente” #269 que él promovía el golpe del 4F 1992 en el helicóptero de la Misión Militar norteamericana (ver http://www.soberania.org/Articulos/articulo_7989.htm ), la orden de los mentores de Chávez era destruir el grupo profesional de PDVSA que impedía el aumento de los precios del petróleo y que eran vitales para Busch y el segmento petrolero de Texas.

Entonces todas las innovaciones políticas de Chávez corresponden a patrones probados en Estados Unidos por los políticos corruptos. El “patronage” o clientelismo y la modificación de los circuitos electorales o “Gerrymandering” de Chávez son guiados por los especuladores financieros petroleros.

Es decir que eso no tiene que ver con Marx, aunque si con que Marx nunca identificó estas características que definen al capitalismo, es decir su realidad en el comercio internacional, los monopolios.
El columnista tiene razón en que los gobernantes de Venezuela no pueden dar cuenta con la criminalidad que se expande. Evidentemente ellos se nutren de una sociedad en descomposición, pero eso se debe más a la relación que tienen los gobernantes venezolanos con los especuladores financieros, y que han llevado a muchos países a esos estados de descomposición como es el caos mejicano.

El post capitalismo no se puede aclarar en una doctrina, el marxismo, que no identifica el capitalismo y que oculta sus mecanismos de comportamiento. El sistema empresarial local funciona sin crisis y genera el desarrollo. El problema viene por la acción de los capitalistas que ejecutan el comercio internacional en detrimento de los países receptores y basándose en la intimidación.

Los tratados de comercio se realizan bajo intimidación para perpetuar esta situación de dominio de unos estados sobre otros y garantizar la miseria absoluta de unos y la dilapidación de riqueza por otros, lo cual se ejemplifica en las estadísticas de riqueza en que el 1 % posee más de la mitad de las riquezas y un alto porcentaje de la población vive en la extrema pobreza. Todo esto producto de la dominación internacional de países  por los especuladores financieros. Luego el marxismo que no analiza correctamente la situación no puede señalar soluciones sino que enreda las cosas.

El nivel de destrucción de Venezuela es evidente que se puede comparar con la destrucción de hordas invasoras, o como dijo el periodista John Lee Anderson, que no ha visto algún país en guerra con tanta destrucción como Venezuela.

Desgraciadamente este gobierno del Presidente Maduro tiene fuertes apoyos internacionales, los especuladores financieros. Recientemente cuando el pueblo norteamericano rechazo a Maduro habida cuenta de las repulsivas prácticas de tortura y represión. El presidente Obama saca una resolución acusando a Venezuela de ser una amenaza para Estados Unidos.

Después de esa resolución, los países de América se unieron para respaldar a Maduro. Además del respaldo interno que logró Maduro en una campaña que aprovechó el miedo de los venezolanos a un bombardeo de Estados Unidos, tal como repitieron hasta el cansancio, el 99% de los medios de comunicación en manos del gobierno.

(*) situación de la clase obrera de Inglatera 1844

Anuncios

Deja un comentario tu criterio es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s