Dos notas sobre el capitalismo cubano


Dice Alexis Jardines Chacón :

“El capitalismo es malo sobre todo allí donde te dice lo que tienes que hacer; el capitalismo es miserable si no te paga o te paga mal”

Lo que se llama capitalismo no es tan simple como la libre empresa o el mercado.

El capitalismo nace con una mezcla de política y economía, primeramente en las ciudades italianas, Venecia, Florencia y otras. Estas entidades tenían sus flotas y dominaban el comercio mediterráneo. Además de lo que puede obtener un artesano o un empresario por sus mercancías , los comerciantes en base a su exclusividad del comercio podían disfrutar de precios de monopolio, es decir, cobraban lo máximo que el cliente estuviera dispuesto a pagar, en la condición que no había otros competidores.

Después tenemos el consejo de Thomas Mun al rey de Inglaterra de hacer dump de sus mercancías hasta acabar con la competencia y luego poner los precios que le brindaran mayor cantidad de dinero.

Esto nos revela que en el mundo hay dos clases de capitalistas, los productores locales y los comerciantes de ultramar. Braudel identifica esto en sus estudios históricos sobre el capitalismo. El productor y el comerciante local , que en ocasiones se extiende dentro de su comercio regular y el comerciante oportunista que se asocia la poder del Estado y que cobra altos beneficios de sus monopolios.

Por ejemplo las guerras que padece el mundo de hoy están en casi su totalidad ligadas al monopolio del petroleo y en otros casos las minas.

Un marxista culpará al empresario de estos males, pero estos están ubicados en esa clase de comerciantes internacionales que está detrás de estos monopolios. Otros causantes de males son los especuladores financieros. en los últimos 20 años lograron desregular los mercados financieros norteamericanos y pudieron especular con los alimentos, lo que ha causado hambrunas por todo el mundo. Por cierto cuando el gobierno venezolano empezó a comprar comida en exceso y que miles de toneladas se pudrieron, quien estuvo a cargo de esas compras fue la ministra cubana de economía de apellido Cuesta, a la sazón ministra en Venezuela.

Se debe puntualizar que el gobierno cubano y su élite son una entidad capitalista en el sentido definido allí, es decir comerciantes internacionales, que especulan con el acceso exclusivo al mercado cubano. Ellos compran mercancías en todo el mundo y se las venden a precios varias veces multiplicados al cubano común y a la vez cuando exportan médicos y otros profesionales, le pagan al cubano en pesos y se quedan ellos con una pare que triplica lo pagado al profesional.

Es decir no son “capitalistas de Estado” sino simplemente los propios capitalistas.

Segunda nota

El problema que tiene el régimen para darle movimiento a la economía, a la parte productiva es el armatoste ideológico que comparten. el Marxismo-leninismo.

El marxismo en su parte mas esencial establece, y lo proclama como una ley científica, que el empresario no contribuye en la creación de valor durante el proceso de producción. Esto lo discuten detalladamente con los militantes cuando se incorporan a sus filas y no debe caber duda en ellos de esto. es decir el empresario es un parásito, que sobra en el sistema productivo.
Además por la otra falacia de Marx que es que la ideología se construye a partir de las “relaciones de producción”, los empresarios tiene una mentalidad de parásitos y lo único que pueden expresar, aún en sus pensamientos mas recónditos es una continuación de este parasitismo. De ahí les viene la facilidad con que acusan de gusanos a quienes creen que es posible producir cuando la gente es premiada por sus éxitos.

La mejor prueba de que los empresarios son el motor de la producción es Cuba donde se eliminaron a los empresarios y en esa misma medida se agotó la producción. la historia de los primeros años del gobierno revolucionario es prueba manifiesta de este hecho.
Además vea a Steve Jobs, los promotores de Google y nadie en esas empresas se atreve a no atribuirle a sus mentores la producción de una parte mayoritaria del valor producido en esas entidades.

Así aceptado, entonces si aplicamos el criterio de la ideología, entonces entenderíamos lo que pasa en esas empresas, ellos no se la pasan pensando en como extraerle el jugo a los obreros , sino en crear nuevas aplicaciones y productos que representan mas valor socialmente aceptado. Y de ninguna manera se les puede llamar gusanos sino prohombres benefactores de la humanidad.
Por todo esto Pedro Campos se equivoca cuando cree que el socialismo marxista en general se puede reformar. En realidad mientras perviva esa ideología con toda su carga de falsedades, falacias y errores no hay reforma. Hasta ahora se han caído con un modo particular: implosión.

Son incapaces de librarse de esa pesada carga de Marx y Lenin.
 

Como una nota, Lenin en 1921 permitió el libre comercio y devolvió las empresas a sus antiguos propietarios pero después prevaleció el marxismo estricto de Trotsky que empujó a Stalin. Toda esta situación fue muy compleja pero hacemos ese señalamiento para abrir paso a la búsqueda.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Dos notas sobre el capitalismo cubano

  1. Pingback: Nota en “10 años sin Fidel Castro” | robertoviera1

Deja un comentario tu criterio es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s