La mercancía


Por Roberto Viera,

Los marxistas condenan el mercantilismo, pero lo hacen de acuerdo a la aristocracia financiera que habló a través de Adam Smith.

La mercancía o el intercambio de equivalentes transforma las relaciones locales en relaciones potencialmente universales y expande el intercambio. Esa es la primera ventaja de la mercancía que permite la expansión del hombre, al poder intercambiar con muchos y que crece en la medida en que por efecto de la misma mercancía, se expande el intercambio.

Una segunda propiedad de la mercancía es que, al ser intercambio de equivalentes, induce relaciones de transparencia que se desenvuelven al requerirse verificar la equivalencia de las mercancías. Hay verificación de pesos y medidas y lapsos. y se desarrolla la ciencia que trata de las condiciones del intercambio.
 

Una tercera propiedad del intercambio de equivalentes es la transitividad de las equivalencias. Semejante a las matemáticas, que se forman estructuras de gran extensión con una relación de equivalencia, la mercancía crea en la sociedad amplias relaciones de interdependencia en zonas cada vez mas extensas, que van mas allá de los alcances locales de la aldea, de la ciudad, del país hasta formar una interdependencia mundial.
 

La crítica del mercantilismo fue desatada por Adam Smith para convencer a los países fuera de Inglaterra, que abrieran sus fronteras, a fin de mantener el intercambio de manufacturas por materia prima, que daba a Inglaterra la ganancia del circulante mundial. Otro critico del mercantilismo, David Ricardo, decía que Portugal se beneficiaba de su comercio en vinos contra las manufacturas inglesas y que ambos países progresaban, pero la realidad es que Portugal se volvía cada vez mas miserable y solo cobraba migajas de los ingleses. al final, hoy en dia, hay una oligarquía inglesa que es la dueña del vino de Portugal y a los portugueses ni siquiera los dejan entrar a sus reuniones.
 

Marx como buen discípulo de David Ricardo no dice nada de esta desventaja sustancial. Es decir Marx no ve el verdadero problema de las mercancías que es el intercambio desigual que crea las crisis y los desajustes y se dedica a despotricar contra la mercancía.
 

Como resultado de todo esto los marxistas como el gobierno cubano al condenar y obstaculizar la mercancía , llevan a su país a la edad de piedra.

 

Anuncios

Deja un comentario tu criterio es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s