¿Quién como Dios?


Notas a la lectura de Genealogía de la moral de Nietszche

Por Roberto Viera

Introducción.

Es interesante notar que en la pag 1, N. hace una cita de un romano y dice “«cada uno es para sí mismo el más lejano»2,” en esto el traductor muestra que la interpretación de Nietzsche es justamente lo contrario de lo que significa. En el monólogo de Carino: proxumus sum egomet mihi» (mi [pariente] más próximo soy yo mismo).

Según esto nos prepara para aceptar una serie de mentiras medias verdades como afirmaciones tajantes.

Nietzsche (N.) dice

“De hecho, siendo yo un muchacho de trece años me acosaba ya el problema del origen del mal: a él le dediqué, en una edad en que se tiene «el corazón dividido a partes iguales entre los juegos infantiles y Dios»3, mi primer juego literario de niño, mi primer ejercicio de caligrafía filosófica y por lo que respecta a la «solución» que entonces di al problema, otorgué a Dios, como es justo, el honor e hice de él el Padre del Mal.”

De esto se puede decir que la dicotomía expresada por N. entre bien y mal podría no ser válida, si consideramos la respuesta que le dio Einstein a un profesor que mas o menos parafraseaba a Nietzsche, diciendo que Dios había creado el mal y preguntándose por la lógica de esto. Einstein le respondió con una pregunta sobre si el frío existía, a lo cual el profesor le respondió que si, que se podía percibir. Einstein le dijo que no que el frío no existe que lo que existe es el calor y la ausencia de calor, y que así mismo el mal no existe, lo que existe es la ausencia de bien cuando Dios no esta presente.

Su siguiente especificación es sobre la moral, de la cual dice inicialmente:

“la moral, a todo lo que hasta ahora se ha ensalzado en la tierra como moral”

Designa la moral por una categoría, la de los objetos ensalzados o ensalzables, que creo que como comienzo es un poco forzada esta introducción, ya que la moral tiene determinaciones que la identifican, mientras que normalmente no se le “ensalza”, son prácticas existentes entre las agrupaciones humanas, unas atribuibles a aprendizaje social, otras atribuidas un gran legislador y otras a recomendaciones divinas.

Recientemente me toco ir sentado un puesto del bus detrás de donde venía una madre hablando a su hijo, y por lo que pude colegir, era una continua repetición de consejos de lo que debía hacer y de lo que no debía hacer y de cómo debía actuar, en varias situaciones. Allí había una cantidad de cuestiones prácticas y lo que podríamos llamar moral, lo bueno y lo malo, todo en un bonito conjunto que le permite al niño formarse y en ningún caso sería de llegar a ser indigente, pobre o degenerado, calificativos que no caben, sino ser un hombre o una mujer de provecho para él y para los demás.

Según parece se propone calificar la moral en función de si “¿Han frenado o han estimulado hasta ahora el desarrollo humano?”. Si seguimos la narración antes dicha, veríamos que el niño recibe enseñanzas que podríamos llamar trascendentales, no hagas a otro lo que no quieras que te hagan, o también una recomendación “no te bajes solo del bus”, esta última norma que aprende el niño es una adaptación al mundo actual que no existía hace 100 años, o sea que hay una enseñanza que evoluciona. La pregunta sería si cabe el atributo de si estas enseñanzas ayudan al desarrollo humano.

Lo que primero le causa extrañeza a Nietzsche es “la compasión”, el no se pregunta de donde sale o porque existe, en sus propias palabras:

“yo entendía que esa moral de la compasión, que cada día gana más terreno y que ha atacado y puesto enfermos incluso a los filósofos, era el síntoma más inquietante de nuestra cultura europea, la cual ha perdido su propio hogar, era su desvío ¿hacia un nuevo budismo?, ¿hacia un budismo de europeos?, ¿hacia el nihilismo?…”

Esto de la compasión existe en la sociedad sin que sea necesariamente predicado por el budismo u otra teoría. Existe la compasión de la madre por sus hijos y también del padre. La ausencia de compasión, si la vemos desde el punto de vista de los frutos, Hitler que fue en estas cosas discípulo de Nietzsche, en la guerra en Europa Oriental, no tuvo compasión con esos países y se dedicaron a exterminar a esos pueblos. De allí surgió una guerra popular de los sobrevivientes que no tuvieron otra alternativa que luchar, y que debilitaron al ejército alemán lo que contribuyó a su derrota. En este sentido la falta de compasión les acarreó la derrota.

Una cosa, lo bueno en oposición a lo egoísta tiene un sentido originariamente en la familia, el hermano procede bien cuando comparte con su hermano, esto se transmite a la sociedad como fraternidad. Si no existe lo no-egoísta, o el llamado contra el egoísmo, entonces caemos en el refrán de Sun Tzu, que dice que si hay una cueva llena de ratas y haya un gato en la puerta, ninguna rata sale.

Habría que revisar el contexto en que los 4 filósofos citados por Nietzsche negaron la compasión. Puesto que existimos en una sociedad que necesariamente es de hombres y mujeres, la compasión existe, sobre todo en el plano femenino, y los ejércitos requieren una relación compasiva mutua entre los soldados y esto es inevitable.

El reconocimiento de que los Santos están vivos.

Dice N., “¿Quién de ellos ha vencido entre tanto, Roma o Judea? No hay, desde luego, la más mínima duda: considérese ante quién se inclinan hoy los hombres, en la misma Roma, como ante la síntesis de todos los valores supremos, – y no sólo en Roma, sino casi en media tierra, en todos los lugares en que el hombre se ha vuelto manso o quiere volverse manso, – ante tres judíos, como es sabido, y una judía (ante Jesús de Nazaret, el pescador Pedro, el tejedor de alfombras Pablo, y la madre del mencionado Jesús, de nombre María). Esto es muy digno de atención: Roma ha sucumbido, sin ninguna duda.”

Aunque esta es una diatriba contra el cristianismo, debemos observar que reconoce como vivos en Roma a 2 personas que sufrieron el martirio allí y a 2 personas que mientras vivieron nunca estuvieron en Roma. Por ejemplo, los protestantes y los iconoclastas dirían que se inclinan ante figuras de barro o de madera. Como es eso de que Jesús y María, Pedro y Pablo son objeto de la máxima reverencia debida a los poderosos: la inclinación, será que están vivos. Si él niega el cristianismo, ¿Sobre que basa su afirmación de que están vivos? ¿Será que el sabe que están vivos? ¿Será que los ha visto?

Si vemos en un libro, N. dice que dios ha muerto, pero en este libro dice que Jesus, su mama, Pedro y Pablo están vivos. En este sentido se ve la debilidad del discurso y su inconsistencia, más apropiado a lo que llaman el padre de la mentira.

Cuando habla de la moral como

“(la moral como consecuencia, como síntoma, como máscara, como tartufería, como enfermedad, como malentendido; pero también la moral como causa, como medicina, como estímulo, como freno, como veneno)”

Está poniendo el asunto en un plano de chismes y calificativos de cuestiones que están arraigadas en el comportamiento humano y que deben ser tratadas a este nivel. La moral se aplica o no, y su aplicación o su omisión tienen consecuencias.

El mundo es complejo y cada cosa puede ser asumida en casos como lo opuesto de lo que predica. Por ejemplo “No matarás”. La legislación especifica casos en los cuáles matar no es un delito, como el caso de la defensa propia, o accidentes no provocados. Entonces vamos a decir que la norma de no matar es falsa porque en ciertas condiciones no se aplica. O peor aún, decir que es un veneno o algún calificativo peor.

En general Nietszche atribuye calificativos que provienen de otras áreas del conocimiento a las cuestiones “morales”, habría mucho que comentar en este aspecto pero no vamos a ir de tras de cada una de estas construcciones mas que todo irreales.

Tal vez hoy en día no se pueda llegar a las conclusiones que llega Nietzsche sobre las aristocracias sacerdotales si tomamos en cuenta los trabajos de Mircea Elíade, sobre las religiones primitivas.

Según Elíade, se llega a shaman por iluminación o por herencia, pero cuando hace oficios de comunicación con el mundo espiritual o el meta-mundo, adquiere propiedades especiales de utilidad para los demás integrantes del núcleo social. En unos casos se convierte en el “medicine-man”, en otros casos adquiere sus conocimientos medicinales sin que nadie se lo diga, sino buscando en el monte o selva, encuentra plantas curativas. En los casos en que logra su posición por herencia ya contiene en germen una continuidad que puede llegar a la clase sacerdotal.

Un conocimiento a través de las generaciones, se puede aumentar o también se puede perder. La clase sacerdotal puede sufrir como cualquier otra sub-agregación social estar en cualquiera de estos momentos. Perder la comunicación con el meta-mundo.

Dice Nietzsche

“Pensemos, por ejemplo, en ciertas formas de dieta (abstención de comer carne), en el ayuno, en la continencia sexual, en la huida «al desierto» (aislamiento a la manera de Weir Mitchell , aunque desde luego sin la posterior cura de engorde y sobrealimentación, en la cual reside el más eficaz antídoto contra toda histeria del ideal ascético): añádale a esto la entera metafísica de los sacerdotes, hostil a los sentidos, corruptora y refinadora, su auto–hipnotización a la manera del faquir y del brahmán –Brahma empleado como bola de vidrio y como idea fija y el general y muy comprensible hartazgo final de su cura radical, de la Nada (o Dios: la aspiración a una unio mystica [unión mística] con Dios es la aspiración del budista a la Nada, al Nirvana –¡y nada más!).”

Aquí hay una crítica si se quiere materialista-judaica de las religiones orientales y de las religiones en general. De entrada se burla de la comunicación de los sacerdotes con un meta-mundo y de paso niega la existencia de ese paralelo del mundo real, “Aspiración mística del budista a la nada ¡y nada más!”. Esto en concordancia con el materialismo del siglo XIX. Digo judaica porque los judíos rebajaban las religiones de los pueblos vecinos burlándose de ellas diciendo que eran solo ídolos de madera o de piedra y que no hacían nada.

El enfoque general de lo que es bueno, que el autor identifica con la moral, se inicia en una visión racista del género humano, proclamando sin mostrar base, la primacía de los arios, encadenando unos estudios de una parcialidad de las investigaciones de la sociedad humana, esto es la filología. Lo interesante de todo esto es que tenemos los resultados o frutos de su prédica: las dos guerras mundiales iniciadas por Alemania. Según esto, más o menos la valentía de las razas superiores da un origen a los conceptos de bueno y de malo.

Recientemente nos enteramos de la noticia de unos bolivianos que emigraron a Argentina donde son esclavizados en la producción de textiles y calzados de las más famosas marcas del mundo globalizado. Si aplicamos los conceptos del libro genealogía de la Moral, el boliviano esclavizado sería un cobarde que se deja aplastar, lo cual podría coincidir con las declaraciones de un boliviano, que dice que además de trabajar como esclavo, su mujer fue objeto de lascivia. Pero debemos ver en que estado de desarrollo están los bolivianos, que vienen del período precolombino, con una cultura diferente de la actual, en un punto intermedio de su adaptación al mundo globalizado. Al igual que en el caso Chino, son estos esclavizados basándose en su existencia primitiva en la interioridad de China. Es decir una sociedad menos individualizada.

Vivimos en una evolución, y los seres humanos sobreviven por muy distintas razones. Pudiera caber que se aplicara la regla de que los arios o más perfectos sobreviven y someten a los demás. Pero también sucede como el caso de Atenas durante la época de Platón, que sufrió una peste que mataba a la gente en dos días. En poco tiempo mato a los médicos así era de contagiosa. Esta peste cambió la correlación de fuerzas, pues ocurrió en medio de las guerras del Peloponeso. En esto sobrevivieron los atenienses de una manera aleatoria de acuerdo a la resistencia al virus. No dependía de si eran aristócratas o superiores o como lo llame Nietzsche.

La segunda guerra mundial es un contraejemplo a lo dicho por este señor. Los alemanes “conscientes” de las teorías de Nietzsche, lucharon seguros de su superioridad, para al final caer abatidos por los “esclavos”. En la escala racial los rusos estaban considerados como seres inferiores. Existen unos textos ingleses, sobre guerras del siglo XIX, que se regodean en la cobardía de los rusos. Narrando como los rusos se quedaban inmóviles del miedo y ellos los mataban. En este caso los rusos asaltaron a Berlín, y dicen las consejas que violaron a todas las alemanas que consiguieron. Así la raza superior va a ser sustituida por una raza inferior que además fue lo suficientemente valiente para derrotar a los seres superiores.

La imagen que maneja el autor del cristianismo es errada en varios aspectos. En primer lugar el cristianismo es una religión que proclama la prueba que hace Dios de la fe de los creyentes. La prueba consiste en que en una situación particular tú muestres lo que tú eres o dices que quieres ser. San Francisco decía que lo que temes eso te ocurrirá hasta que lo superes. Esta religión es de superación y de actividad y de esclavos que caminan a la libertad.

En otra parte, dice que los judíos son unos esclavos, llenos de odio, esto no es verdad en el sentido siguiente, aunque la historia escrita de los judíos dice que fueron esclavos en Egipto durante 400 años, luego vivieron en un territorio propio, la tierra prometida por 1500 años hasta el nacimiento de nuestro señor. Vivieron varios períodos que no fueron de esclavitud.

Lo que realmente existe es el desconocimiento del foráneo como ser humano. Esto lo compartían los judíos y otros pueblos. Y aún hoy día, se practica. Como dijimos la esclavitud se aplica no al semejante, sino al que se puede identificar como distinto. Esta es la forma natural de la esclavitud, se diferencia a otro ser bárbaro, extranjero y se le esclaviza, ya sea favorecido por que el bárbaro no ha desarrollado la individualidad occidental, y porque el esclavizado prefiere la vida a la libertad. Nietzsche proclama el sentido de diferenciación de los seres humanos que conduce a la esclavitud. En realidad esta forzando a un mundo de amos y esclavos donde los amos son ellos.

Una de las características del judaísmo y del cristianismo es la libertad del hombre para escoger. Esto ocurre desde el Génesis en la Biblia. Adán se le da la oportunidad de escoger entre el bien y el mal. Este respeto por la persona humana se mantiene a lo largo de la historia del judaísmo y del cristianismo. Como todas las cosas, esta norma se aplica solo a mis semejantes. Con la salvedad de que el judaísmo al igual que otros pueblos, no reconocían a los otros como semejantes, esto que vemos en todos los pueblos desde épocas muy tempranas. Parece que los Incas tenían la costumbre, de solicitarles a los pueblos que se le sometieran a ellos, los hijos del sol, y a los que no se sometían les hacían la guerra. Nietzsche aún pretendiendo ser filósofo, sigue excluyendo a los pueblos que no son de su raza.

La diferenciación entre razas tipificada por la conducta, que de principio es una cuestión absurda puesto que en cada pueblo existen diferenciaciones de conducta aunque son de la misma raza, es señalada por el traductor al referir la cita del libro “Hic niger est”. Nietzsche destaca la racialidad de la expresión. Aunque se señala esto como una referencia al color de la piel, el traductor opone en la nota al pie que se refiere a una persona que habla mal de sus amigos y no a una persona que tiene la piel negra, nota que aquí se transcribe:

Hic niger est (literalmente: ése es negro) son palabras de Horacio, Sátiras, libro primero, sátira cuarta, verso 85. El contexto que lleva a Horacio a calificar a alguien de «negro» es el siguiente: «Absentem qui rodit amicum; / qui non defendit alio culpante; solutos / qui captat risus hominum famamque dicacis; / fingere qui non visa potest; comissa tacere / qui nequit, hic niger est, hunc tu, Romane, caueto.» La castiza traducción en verso de don Javier de Burgos dice así: «Quien de un amigo ausente vil murmura, / el que no le defiende / si algún otro le ofende, / el que a su costa hacer reír procura, / y así ganar de agudo fama intenta, / el que lo que no vio finge o inventa; / quien violó el respeto / del ajeno secreto, / a ese la nota de malvado “Níger” alcanza, / de ése se debe huir a todo trance.»

El cristianismo y judaísmo

“Los máximos odiadores de la historia universal, también los odiadores más ricos de espíritu, han sido siempre sacerdotes”

Desde la antigüedad los pueblos han desconocido la humanidad de otros pueblos, y en su calidad de bárbaros los esclavizan o los matan para obtener sus tierras, sus ciudades, sus campos y sus casas. ¡Y este es el origen fundamental de la esclavitud y del asesinato de los semejantes en gran parte del acontecer humano!

Acusar al odio de los sacerdotes o cualquier otra cosa es una manera de continuar con esta limitación a la solidaridad humana. Es mantener un mundo de guerras y sin paz. No es casualidad que Nietzsche esta señalado como uno de los mentores de Hitler.

Creo que justamente si Hitler no hubiera sido desviado por consideraciones estúpidas como estas de Nietzsche, estaríamos viviendo en un paraíso bajo la conducción de Alemania.

Pareciera que el autor quiere que los esclavos no se rebelen. Cuando un esclavo se rebela, si vence al amo, no hay segundas justificaciones. El amo tiene que demostrar que es superior en la guerra ganándola, Y el esclavo deja de ser esclavo ya al iniciar su rebelión.

Roma.

Había en esa ciudad gente de muchas partes, de todas las regiones conquistadas por Roma y en particular judíos y cristianos, en general en posiciones opuestas, los judíos ya eran un pueblo con experiencia en la vida como emigrantes. De Egipto, Persia, Grecia y de todos los lugares donde habían habitado. Los judíos se acomodaban con las costumbres de los pueblos donde iban siempre que ellos más o menos en secreto practicaban sus rituales, sin afectar las creencias ajenas.

Narra Pablo de Tarso, que el era perseguido por los judíos y ese era el motivo de preocupación. Adonde quiera que llegaran los cristianos, su principal fuente de inquietud eran los judíos que estaban maquinando contra esa herejía que representaban los cristianos. Es decir, los cristianos actuaban a diferencia de los judíos y no en su nombre.

El cristianismo es continuidad del judaísmo, cosa que no es aceptada por muchos. Pero hay varios puntos referidos al cristianismo que lo alejan de las diatribas de Nietzsche

En primer lugar, el cristianismo, en boca de San Pablo, recomienda a los creyentes esclavos que amen a sus amos, y que le pidan a Dios por ellos, y a su vez le pide a los amos que traten bien a sus esclavos y que les den la libertad.

20 “Que permanezca cada cual tal como le halló la llamada de Dios. 21 ¿Eras esclavo cuando fuiste llamado? No te preocupes. Y aunque puedas hacerte libre, aprovecha más bien tu condición de esclavo… 24 Hermanos, permanezca cada cual ante Dios en el estado en que fue llamado.”

Aquí no se ve el “odio del esclavo” que dice Nietzsche que tiene el judaísmo. Esto rompe la identificación que se trata de establecer entre judaísmo y cristianismo.

En segundo lugar, el cristianismo se inicia desde el principio como un desconocimiento de la diferenciación de los judíos con los demás habitantes del planeta. Es decir, abriendo una posibilidad hacia el cese de la justificación principal de la esclavitud. En su predicación inicial, Jesús les recuerda a los judíos que en las acciones milagrosas de Dios, en tiempos del profeta Eliseo, se resucitó a un muerto, pero el resucitado no era judío y que en el caso de la curación de la lepra fue Naaman el sirio quien fue curado.

Aunque Nietzsche predica en contra del cristianismo hablando de un envenenamiento de la sangre, producto de la unión de las razas, esto es solo un desconocimiento de la historia. A menudo entre el amo y el esclavo hay una mezcla de razas. Durante toda una fase de la historia, cuando un pueblo era derrotado mataban a todos los varones y hacían a las mujeres sus concubinas o sus esposas. Culpa a los judíos de lo que ellos mismos están buscando hacer. Los alemanes al igual que otros pueblos cuando están en la posición de amos no pierden la oportunidad de disfrutar del sexo con sus esclavas. Hay en esto un pensamiento creyendo que los lectores de Nietzsche que no son de su raza van a ser tan estúpidos para seguirlo en un discurso que los considera a ellos como dignos de ser esclavos.

Hay una suerte de mala conciencia en Nietzsche. El se cree un águila y los corderitos son los demás o los que no son de su raza. Tal como dice:

“las aves rapaces mirarán hacia abajo con un poco de sorna y tal vez se dirán: «Nosotras no estamos enfadadas en absoluto con esos buenos corderos, incluso los amamos: no hay nada más sabroso que un tierno cordero.»”

El sistema formado por los seres humanos es más complejo que la primitiva clasificación entre águilas y corderos. Hemos visto a las águilas alemanas huyendo de los corderos rusos. Últimamente vemos a los alemanes sometidos a las instituciones financieras judías en los últimos acontecimientos de la crisis del euro.

¿A que viene toda esta pérfida y estúpida cháchara? Mejor es proclamar ¿Quién como Dios?