El Amor


 

Autor Roberto Viera  (c) Francisco Roberto Viera 2016

Aunque me parece muy materialista, veo el amor como una continuidad del amor por si mismo , que se puede llamar de otra manera como el instinto de supervivencia.

En cuanto que la persona o el ser vivo muere y se reproduce, el amor se disloca en 2 vías , una, continúa como el amor por si mismo y la otra se manifiesta como el amor por la descendencia. En la medida en que los seres vivos están compuestos como unidades agregadas de varios individuos, el amor por si mismo también se disloca hacia los otros seres que componen esa “especies” o simbiosis.

El amor por la descendencia es mas propio de la hembra que fortuitamente le toca el conocimiento directo de esa descendencia. Pero de hecho representa el deseo y la voluntad de esa especie de continuar existiendo y es tan fuerte como el amor por si mismo y algunas veces es mayor. Luego hay una especialización de la hembra, en general, hacia el cuidado de la prole. El amor por la prole.

La civilización, si le creemos a Levy Strauss comienza con una prohibición, o tabú, de la copulación sexual entre padres e hijos y que en muchas civilizaciones se extiende hasta tabús sobre otras relaciones consanguíneas o políticas.

El tabú logra separar o seccionar el amor por la descendencia del amor entre individuos para perpetuar esa descendencia. El amor o la relación sexual trae un cierto conflicto con los otros individuos excluidos de la cópula y que también buscan participar de esa perpetuación. Esto se ve en las especies animales. las luchan entre los machos por acceder a la cópula con la hembra. Muchas veces compiten a través de la lucha y de la fuerza, aunque sabemos que se lucha en otros terrenos, como es el caso de las aves que muestran su plumaje a las hembras.

Los tabús tienen la virtud de separar ese amor que puede ser egoísta,  el amor que crea  o puede crear conflictos, del amor por la descendencia. Estas prohibiciones dan un cierto alejamiento en cuanto dos momentos que concurren a la preservación de la especie. Tal vez pueda decirse que posibilita la paz que permite la civilización.

El amor sería tan grande como pueda extenderse del amor por si mismo. Si se queda en solo amor propio, sería un egoísta, si llega a la familia sería una persona que se desenvuelve normalmente, y si abarca su país sería una persona elevada, noble y si el amor por si mismo alcanza la creación es el amor de Dios.

Nota en 14ymedio al articulo “Hay que cambiar la forma de acumular y distribuir la riqueza en Cuba”


Auto-BMW-destartalada-Centro-Habana_CYMIMA20151121_0001_16

Auomovil BMW en el centro de la Habana

“la esencia del socialismo enunciado”
Alrededor del socialismo hay muchas ideas bonitas y un halo de progreso, sin embargo, el socialismo del que se habla es del socialismo marxista. Construido sobre una pesada doctrina filosófica con pretensiones económicas.
La base completamente alejada de la realidad económica de esta doctrina es su análisis económico. Que en resultas, dice que el empresario no aporta ningún valor al producto del proceso de producción. De allí, de ese supuesto falso, no se remunera al empresario. Sea empresario privado o sea un encargado de una industria estatal.
En muchos países hay empresas estatales que producen, como la Renault de Francia, pero allí a pesar de haber gobiernos de partidos socialistas, no se aplica la etérea teoría de Marx. Sigue leyendo

¿Se mueve la tierra?


457-astronomy-xlii-q85-1637x2043

La ciencia del siglo XX con Albert Einstein nos habla de movimientos relativos de los cuerpos,  y es la aceptada Teoría de la Relatividad. En su forma más elemental, nos dice que no hay ningún referente “absoluto” con respecto al cual decidir si un objeto se mueve o no. Según esto, asumir la tierra como fija es tan válido como asumir que se mueve, todo depende de donde fijamos nuestro sistema de referencia. Si lo fijamos en la Tierra, los que se mueven son el sol y el resto del universo. y a la luz de este hecho debemos ver la confrontación entre Galileo y la iglesia católica.

Sigue leyendo